25 abr. 2013

El secreto de las japonesas.


LAS JAPONESAS NO ENVEJECEN NI ENGORDAN!



CÓMO INCORPORAR EL ESTILO ORIENTAL A LA NUTRICIÓN Y VIDA DIARIA PARA CUIDAR LA BELLEZA Y EQUILIBRAR EL PESO CORPORAL.


LOS JAPONESES DICEN QUE, PARA MANTENERSE SANO Y JOVEN, HAY QUE PENSARSE COMO UNA SILLA CON TRES PATAS; SI UNA DE ELLAS SE ROMPE, LA SILLA SE CAE. ESTAS “PATAS” DE LA BUENA SALUD:

1. ALIMENTACIÓN
2. EJERCICIO
3. FELICIDAD Y RELAX


La alimentación nipona se ajusta perfectamente al patrón ideal de composición: un 12% de proteínas, un 25 % de grasas y un 63% de hidratos de carbono.

Algunas características que ayudan a lograrlo son:

1. Es rica en Proteínas: necesarias para la formación y reparación de las células.
Fibra: acelera el tránsito intestinal y ayuda al organismo a eliminar las sustancias nocivas. Hidratos de carbono: constituyen la principal fuente de energía.

2. Tiene poca presencia de Azúcar: alimento con escaso valor nutritivo. Los nutricionistas recomiendan añadirlo en la menor cantidad posible. Grasas saturadas: propias de los animales de granja y de los lácteos.
Frituras: como hay muy pocos platos fritos, su dieta es más liviana.

3. Ingieren alimentos con calcio. Es importante, especialmente para las mujeres, para evitar la osteoporosis. El calcio se encuentra, en la dieta japonesa, en la soja y en las algas.

4. Comen postres... pero en cantidades chicas y esporádicamente.
También es difícil que consuman productos envasados.

5. Prefieren los vegetales y las frutas en lugar de productos animales. Suelen ingerir alrededor de 10 tazas de vegetales o de frutas, especialmente zanahorias, repollo, algas, cebollas y pimientos verdes. Estos alimentos, que comen solos o en guarnición, aportan la fibra que necesita su organismo. Para que no pierdan las vitaminas, sirven las verduras poco cocidas o cocinadas al vapor.

6. Utilizan carnes rojas y pollo, más como acompañamiento que como plato principal. Así, evitan las grasas saturadas propias de estos alimentos, que facilitan el bloqueo de las arterias y el aumento del colesterol. Esto contribuye al bajo índice de enfermedades cardíacas que hay en Japón.

7. Si es carne, es pescado. Generalmente, se trata de los de agua fría o salada como el salmón y el atún. Son ricos en ácidos grasos omega 3, lo que es muy saludable porque regulan los niveles de colesterol, protegen contra las enfermedades cardiovasculares y ayudan a estimular la mente. Los comen de una a tres veces al día y con poca cocción o, incluso, crudos.



8. No abusan de salsas, manteca ni especias. Tampoco del aceite, que se emplea sólo en pequeñas cantidades y para aliñar las verduras. Para dar sabor, prefieren los caldos de pescado (dashi) y los vegetales. El objetivo es realzar el sabor natural de cada cosa; por eso, las salsas y los picantes se colocan aparte.
Esto, en japonés, significa dejar de comer cuando se esté 80% lleno. En otras palabras, no esperar hasta llenarse totalmente. Esto es saludable por- que le toma, al cuerpo, varios minutos decirle, a la mente, que ya está lleno y que no necesita más. Mientras esta comunicación se efectúa, generalmente continuamos comiendo. De manera que, si come hasta llenarse, en realidad, está comiendo más de la cuenta. Si hace una pausa de 20 minutos, el hambre desaparecerá.

9. Tampoco se usan productos lácteos... y lo más parecido es el tofu (queso de soja) fresco. La gran cantidad de estrógenos presentes en este alimento explicaría la diferencia de incidencia de casos de cáncer de mama y de próstata entre Oriente y Occidente.

10. Las algas marinas son parte importante de la dieta japonesa.
Contienen más yodo que el pescado de mar. Este elemento es beneficioso para las tiroides. Además, son ricas en minerales y calcio, y constituyen la única fuente vegetal de vitamina B12.
 
11. Beben mucha agua: los japoneses toman de 8 a 12 vasos al día.

12. La soja se consume frecuentemente. La cantidad de productos a base de soja existentes es una de las diferencias fundamentales entre la dieta japonesa y la occidental. Este alimento es rico en pro- teínas, fibra y vitaminas del complejo B. Estimula el funcionamiento intestinal, mejora la circulación y regula la presión arterial. Además, contribuye a la prevención de enfermedades cardiovasculares y de algunos tipos de cáncer.

13. También, el arroz y los fideos son la base de la alimentación.
El arroz que se consume en Japón es blanco, moderadamente blando y homogéneo, de preparación simple (sólo agua).

14. El desayuno es grande y rico en nutrientes. La comida tradicional de las mañanas en Japón es muy similar al almuerzo y la cena. Incluye pescado, arroz y vegetales.

15. Té verde y negro. Es la bebida favorita en Japón. Generalmente, lo consumen sin leche ni azúcar. Puede acompañar la comida o tomarse en la sobremesa, como se suele hacer con el café en Occidente.

De todas maneras, es importante aclarar que no todos los japoneses consumen este tipo de alimentos constantemente. En la actualidad, sus hábitos son una mezcla entre estas tradiciones y una amplia variedad de influencias occidentales. Sin embargo, su occidentalización es limitada; por ejemplo, si comen un bife, seguramente será más fino y la porción, menor.

Un sabio refrán
“HARA HACHI BU”
Esto, en japonés, significa dejar de comer cuando se esté 80% lleno. En otras palabras, no esperar hasta llenarse totalmente. Esto es saludable porque le toma, al cuerpo, varios minutos decirle, a la mente, que ya está lleno y que no necesita más. Mientras esta comunicación se efectúa, generalmente continuamos comiendo. De manera que, si come hasta llenarse, en realidad, está comiendo más de la cuenta. Si hace una pausa de 20 minutos, el hambre desaparecerá.

CÓMO CONDIMENTAR “A LA ORIENTAL”

Con sobriedad y buen gusto, los japoneses complementan sus platos con perfumados condimentos:

Raíz de jengibre: mejora la digestión y la circulación. Además, contribuye a prevenir las náuseas y el mareo en los viajes.

Ralladura de limón: los flavonoides, que se encuentran en la cáscara y en la piel de los gajos, refuerzan la acción de la vitamina C que contiene este alimento. También, sirve para mejorar la circulación capilar.

Wasabi o rábano picante:
tiene escasa cantidad de calorías, aporta hidratos de carbono y fibra. Es muy rico en vitamina C y en potasio. Es un desintoxicante general, preventivo de las infecciones virales. También, sirve para despejar las fosas nasales y tratar el dolor de garganta.

Salsa de soja: estimula el funcionamiento intestinal y ayuda a disminuir el nivel de colesterol y de azúcar en sangre. Se puede utilizar en algunas preparaciones como reemplazo de la sal, pero también tiene un alto contenido en sodio. La ración sugerida es de 2 cucharadas.

El aroma particular de la cocina japonesa surge de la mezcla de salsa de soja con el mirin (saké dulce), que cumple la misma función que el vino blanco que se agrega en las comidas.

Recuerda estos 15 alimentos infalibles en la comida japonesa:

1. ARROZ
2. FIDEOS
3. PESCADO
4. MARISCOS
5. ALGAS
6. SOJA
7. TOFU (QUESO DE SOJA)
8. BRÓCCOLI
9. ZANAHORIA
10. REPOLLO
11. COL
12. PIMIENTOS VERDES
13. CEBOLLA
14. TÉ VERDE
15. MUCHO LÍQUIDO


Fuente oficial:
http://www.revistabuenasalud.com/wp-content/uploads/especial200/BS162%20nn%20tapa.pdf


No hay comentarios:

Publicar un comentario