24 ago. 2012

Los huracanes y nuestra manera de pensar

        Hoy estuvimos enfrentando el paso del huracán Isaac, no me sorprende que muchas personas cuando escuchan hablar de huracanes dicen tranquilos y relajados: "ah no, Dios nos cuida" y no toman las medidas necesarias para afrontar cualquier emergencia.
Yo entiendo y estoy de acuerdo que República Dominicana es una país mimado, protegido y bendecido por Dios, pero también entiendo que como dice el dicho popular: "Dios dice ayudate que yo te ayudaré". Amigos, cada vez que meteorología nos de aviso de huracanes o tormentas tomemos las medidas necesarias para luego no lamentarnos.
Aqui les dejo una pequeña historia para reflexionar:

El cura que esperaba Dios lo salvara.

Dice la historia, que en un pequeño pueblo, después de dias de llover sin parar, las autoridades debieron declarar el alerta por inundación y comenzaron a evacuar a toda la gente del pueblo.
Fueron sacando de a uno, primero los ancianos, luego los niños, las mujeres, y cuando ya quedaba poca gente, y el agua llegaba cerca al metro de profundidad, divisaron en la iglesia, que el parroco local aun no se habia ido y permanecia sobre el altar. Al afrecerle ayuda, el religioso contesto, "me quedare aqui, Dios me ayudara".
Viendo que la profundidad no revestia gran peligro, lo dejaron y todos siguieron con las tareas de rescate.
Al volver al otro día, el grupo de rescate, vio que el agua habia subido varios metros, y recordando al Cura, se acercaron a la iglesia, y vieron que este estaba en el campanario y nuevamente se nego a ir con ellos, y repitió, "me quedare aqui, Dios me ayudara". Esa noche llovio mas que nunca, y a media noche, un grupo de bomberos, en un bote, partieron al rescate del Padre, que estaba abrazado a la cruz superior de la Iglesia, pero este se nego nuevamente repitiendo a gritos, "me quedare aqui, Dios me ayudara".
El agua siguio subiendo, y el Parroco murio ahogado.
Al llegar al cielo, y encontrarse con Dios, lo primero que le replico fue: "he sido un buen sacerdote durante la mayor parte de mi vida, crei en ti hasta la muerte, y aun asi, no me ayudaste", Dios contesto, "te mande tres botes, que mas querias que haga?".

Dios siempre nos manda las soluciones y alertas, nos toca a nosotros entender que son señales divinas y debemos hacer nuestra parte.


Gracias a Dios Isaac fue solo "alarme" de nuestras autoridades.

Feliz resto del día amigos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario